RSS

Archivo de la categoría: eleciones

Creer en las auditorías ciudadanas

El Consejo Nacional Electoral debe informar sobre el resultado de las auditorias realizadas la noche del 14 de abril.

Carlos Subero.-

Sin presentar ni un solo documento ante el CNE, Capriles exigió paralizar la proclamación de Maduro y lo calificó de ilegítimo. La MUD y el candidato se están lanzando una parada sin tener certeza de su triunfo

Una de las cosas que he aprendido después de estar reportando elecciones como periodista desde 1983 es que un candidato dando escrutinios es de las cosas que genera la mayor desconfianza.

Los políticos venezolanos en el escrutinio de elecciones no han mostrado mesura a la hora de hacer afirmaciones.

No es la primera vez que hay muertos por diferencias entre los bandos. Otra reciente había sido el 16 de octubre de 2004 cuando la oposición cantó fraude en el referendo revocatorio y dirigentes llamaron a concentrarse en la Plaza Altamira. Se pensaba que aquel referendo resolvería el problema.

Se tardó años en llegar a esa solución. Hasta Altamira fueron a disparar unos ultrosos del chavismo, mataron a una ciudadana española e hirieron a un diputado. La ventaja electoral había sido cercana a los 20 puntos porcentuales.

Ese mismo día apareció el consultor político venezolano J.J Rendón desde el estado Bolívar, donde asesoraba al gobernador Rojas Suárez; vendió como tesis un invento que nunca ha podido demostrar. Dijo que las computadoras tenían un programa código que limitaba los votos del SI desde cierto nivel en adelante, y que en eso consistía el fraude.

Eso me ratificó una vez más que la audacia electoral de los políticos venezolanos no tiene límites.

Veamos el caso de Henrique Capriles Radonski y la Mesa de Unidad Democrática (MUD) de esta semana. Él dice que “me robaron las elecciones”, aunque de repente alega que él no ha dicho que ganó sino que desea un reconteo en vista de poca diferencia. Otros dicen que la MUD tiene copia de todas las actas y que la sumatoria le da el triunfo a Capriles R.

Si la MUD tuviera copia de las 26 mil actas y hubiera constatado que ganó Capriles R., lo hubiese anunciado. Le hubiera dicho al CNE: las inconsistencias numéricas que erradamente en su página web dan el triunfo a otro candidato están en tales, tales y cuales números de actas.

Pero no lo hizo porque sencillamente no tiene las copias de todas las actas. O si las tiene le dan un resultado adverso.
La MUD y Capriles se están lanzando una parada sin tener certeza de su triunfo.

Pero ocurrió que sin haber presentado aún ni un solo documento ante el CNE, Capriles R. exigió que paralizaran la proclamación y calificó a su adversario de ilegítimo.

De los varios argumentos que Capriles R. presentó después como denuncia, si acaso uno tiene verdadero valor probatorio ante el CNE. Fue aquel que refería una inconsistencia numérica en un acta.

Pero alegar como irregularidad que Maduro el 14-A obtuvo más votos que Chávez del 7-O en más de 1.100 centros de votación es un argumento que no demuestra absolutamente nada.

Eso es sólo análisis político sin base jurídica, y decenas de veces antes el CNE ha negado ese tipo de formulaciones. Sin embargo, esa denuncia versa sobre una suspicacia puede ser aclarada en el sistema automatizado.

No puedo tener fe sobre quién ganó las elecciones.Pero creo que tendré oportunidad de formarme una idea certera muy pronto. No es hora de confiar en políticos o en burócratas politizados del CNE. Hay que creer y confiar en los ciudadanos.

Decenas de miles de ellos participaron como miembros del 54% de las mesas donde la noche del domingo 14 de abril se realizaron auditorías. ¿Por qué confiar en ellos? Pues porque fueron personas seleccionadas al azar y trabajaron ese día ante testigos de los bandos que firmaron las actas de auditoría.

Ellos no tienen intereses políticos sino que están allí cumpliendo el Servicio Electoral Obligatorio. Las mesas auditadas también fueron seleccionadas al azar, después que transmitieron el resultado.

El CNE debe presentar al país los resultados de esas auditorias ciudadanas del 14-A. Si coinciden con las actas en muy alto porcentaje, me consideraré satisfecho y no creeré necesario abrir 100 por ciento de las cajas. Pero si hay en ellas diferencia sustancial, hay que abrirlas entonces y contrastar con los cuadernos de votación.

Porque he visto mucho, soy ferviente defensor de la automatización y estoy contra el sistema manual. Pero no es como sugiere Luisa E. Morales, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia. Los conteos manuales sí existen en nuestro sistema. Son las referidas auditorías, de suma utilidad en la actual delicada situación del país. Este artículo fue originalmente escrito para El Mundo Economía y Negocios el 18 de abril de 2013.http://www.elmundo.com.ve/Noticias/Actualidad/Opinion/OPINION—Creer-en-las-auditorias-ciudadanas.aspx

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 abril 2013 en eleciones, eleciones, politica

 

Etiquetas:

Los médicos en elecciones

Los médicos en elecciones

El nivel de la información dada al público en los casos de Chávez y Dilma no es comparable


Carlos Subero

No soy oncólogo. Sólo pretendo describir hoy situaciones sobre la salud de Chávez que tienen que ver con la comunicación política, aprovechando el hecho cierto de que no es la primera vez que en Latinoamérica se lanza a la presidencia un candidato que sufre de cáncer.
E incluso ha ganado.
Lo hizo Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, quien salió triunfante el 31 de octubre de 2010 en la segunda vuelta electoral de Brasil derrotando a José Serra.
Hay algunas coincidencias y diferencias con el caso de Chávez.
Dilma comenzó a tratarse de cáncer linfático en abril de 2009, es decir un año y medio antes de su triunfo definitivo. Terminó su tratamiento en septiembre de 2009. Un año antes de la primera vuelta electoral.
Fue a la contienda aparentemente recuperada. No se reportó recaída alguna.
Ocurrió que en uno de los debates en línea de Folha en que participó la candidata, una periodista le preguntó acerca de su estado de salud. Ella respondió que estaba bien, pero horas después se hizo los exámenes. La pregunta hizo reflexionar al comando sobre que el asunto podría salir más adelante en la campaña. Se decidió entonces liberar las notas médicas a través de una declaración del jefe de su equipo médico, cardiólogo Roberto Kalil, quien dijo que estaba en condición “excelente”. Eso se publicó el 20 de agosto de 2010, menos de dos meses antes de la votación.
El periódico fue más audaz después. Se dirigió a ambos candidatos que pasaron a la segunda vuelta para que le enviaran los resultados de los estudios acerca de su salud. José Serra lo hizo. Dilma no, pero autorizó al cardiólogo Roberto Kalil a que fuera entrevistado sobre el particular otra vez. Con lujo de detalles, el periódico publico datos sobre la salud de los contendientes el 29 de octubre de 2010, dos días antes de las votaciones finales. Kalil habló de un cuadro de diverticulitis aguda de Dilma mientras el informe de Serra hablaba de la necesidad de elevar su colesterol bueno.

No hubo notas de tono cruel sobre la salud de Dilma. Trato de resaltar que ha habido más información oficial en el caso de Dilma Rousseff que en el caso Chávez. Pero hay otro detalle interesante: Dilma no tiene los enemigos políticos en Brasil ni en el mundo que, sea por lo que fuere, poseen Chávez y la Revolución Bolivariana.
Un punto central en el debate público sobre la salud de Chávez en estos momentos es el dilema que me comentó la politóloga Margarita López Maya: no es lo mismo votar por un presidente que se está recuperando que por uno que se está muriendo.
Intuyo entonces que si el elector percibe que Chávez se está muriendo (como lo sugirió el titular de un reciente reportaje de ABC de España) pues podría dejar de apoyarlo con su intención de voto que hasta hoy le hacen encabezar las encuestas.
Este dilema está influyendo drásticamente en el tipo de debate público que se nota sobre el estado de salud de Chávez. Lo que quiero decir es que ese asunto se ha convertido en la Venezuela de hoy en tema de propaganda electoral, y por ende de dudosa calidad netamente informativa.
Y ocurre de bando y bando.
Folha dice que de acuerdo a los protocolos médicos, sólo se puede hablar de cura cuando el paciente no tiene enfermedad activa durante más de cinco años.
Después de su tratamiento de quimioterapia el año pasado, Chávez dejó ver que estaba curado.
El tiempo demostró que no era así.
Desde el proceso de radioterapia, a Chávez se le ha visto menos activo. A la espera de julio, cuando deberá comenzar la campaña electoral oficial. Restan 120 días para las votaciones.
Creo que el nivel de empuje que Chávez dará a sus 3 meses de campaña, sólo lo sabe hoy Dios. Sus asesores estarán pensando en lo que puede hacer el candidato desde julio y hasta dónde es necesario hacer. Las cosas están de tal manera que los médicos van a formar parte vital del comando nacional de campaña Carabobo. A diferencia del caso Rousseff, Chávez deberá entrar en campaña apenas a dos meses de haber salido del tratamiento.

Este artículo fue publicado en El Mundo Economía y Negocios, el viernes 8 de junio

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 junio 2012 en eleciones, eleciones, politica

 

El enredo de las encuestas

Gráfico de la agencia Reuters

Carlos Subero

Debe privar en los lectores ahora cierta confusión con los disímiles resultados que dan diversas empresas encuestadoras sobre el asunto de la intención polarizada de voto presidencial.
Llevo el propósito de despejarle algunas dudas y traerle alguna dosis de certeza.
Lo primero es que el dato sobre la intención de voto presidencial no es hoy tan importante como lo será en septiembre o justo antes del 7 de octubre. Quiero decir que ninguna ventaja en intención de voto hoy puede predecir qué pasará en octubre.
Otro punto importante es que no se debe tomar sólo un dato en el tiempo, por ejemplo 45%, sino la seguidilla temporal de esa intención de voto. Es decir, a estas alturas de la campaña, lo trascendente es saber la tendencia del candidato: ¿es estable, sube o baja?
Esto nos dirá cómo le está yendo al candidato, independientemente del nivel en que se encuentre. La secuencia no puede comparar los datos de diferentes encuestas, sólo de una misma.
Coyunturalmente, la realidad es que Chávez domina en los barrios de las grandes ciudades y en las zonas rurales. Capriles lo hace en las clases socioeconómicas medias y altas, concentradas en las urbes.
Por esto, la cobertura de la encuesta es trascendental. Si las entrevistas se hacen sólo en las grandes ciudades se tenderá a favorecer a Capriles. Algunas empresas llegan hasta ciudades de más de 20 mil habitantes. Ellas tienden a ir a los barrios populares, y tienen algunos problemas de acceso a los hogares de las clases AB por presencia de garitas de seguridad.
Presentó aquí los resultados recientes de seis empresas que hacen sus encuestas nacionales en hogares (no en la calle ni en centros comerciales). El orden es de mayor ventaja a menor ventaja.
1. GIS XXI, Marzo
Chávez 55 %
Capriles 22 %
Diferencia: 33 puntos porcentuales

2. IVAD, Marzo
Chávez: 56,5
Capriles: 26,6
DIf: 30 puntos porcentuales
.
3. Hinterlaces, Abril.
Chávez: 53%
Capriles: 34%
Dif: 19 puntos porcentuales.
4. Datanalisis, Marzo

Chávez: 45 %
Capriles: 31 %

Dif: 14 puntos porcentuales.
5. Varianzas, Marzo-Abril

Chávez: 49 %
Capriles: 45 %
Dif: 4 puntos porcentuales.

6. Consultores 21, Marzo
Chávez : 46 %
Capriles: 45 %
Dif: 1 punto porcentual.
Como puede verse, hay resultados para todos los gustos.
Sin embargo, vale la pena aplicar sabios principios del periodismo: la verdad casi nunca suele estar en los extremos. Ésta es la fórmula que han encontrado desde hace décadas los evaluadores en las competencias de disciplinas olímpicas como la gimnasia y los saltos ornamentales. Antela actuación de un competidor, al tomar la evaluación de los jueces, desechan la calificación más alta y la más baja.
De esa forma intentan acercarse a la verdad.
El sistema es eficiente e inocuo. Corrige las desviaciones y no crea diferencias allí donde no las hay.
Volveré a hacer este ejercicio dentro de varios meses, bien entrada la campaña.
En épocas electorales hay particularidades en este mundo. Por ejemplo, el profesor Felix Seijas (Ivad) no filtra sus encuestas a la prensa. Pero sí lo hacen quienes adquieren sus servicios. Estos redactan un informe en el que con frecuencia confunden el factor % con el concepto de puntos porcentuales, y muestran que saben más de política que de encuestas. Ese error técnico nunca lo cometería el profesor Seijas. Le ha ocurrido también a Hinterlaces.
Otro amigo encuestador de Consultores 21, apareció en estos días afanoso en Globovisión tratando de mostrar la tesis del empate técnico. Fue curioso, a ratos lucía más como miembro de un comando de campaña que como un típico investigador. Por demás, dio unas cifras que tres semanas antes había presentado otro funcionario de la misma empresa.
Cosas de estos tiempos.

Este artículo fue publicado en El Mundo Economía & Negocios el viernes 27 de abril de 2012

 
1 comentario

Publicado por en 28 abril 2012 en eleciones, eleciones, periodismo, politica

 

Etiquetas: , , , ,