RSS

Archivos Mensuales: enero 2011

La ilusión del 52%

Andrés Velásquez enarbola en el hemiciclo el leit motiv de la MUD, que ahora prefiere llamarse oposición

52%!!!

El grito de guerra de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) es un acto de propaganda. Me hace recordar del 72% que anunciaba el precandidato de AD Octavio Lepage en 1987 en los comicios de base internos contra Carlos Andrés Pérez o a los 10 millones de votos que aspiraba Chávez obtener en el año 2006.

Algunos de los diputados electos andaban en eso desde antes de que se contaran los votos el 26 de septiembre: Somos mayoría, decían.

La verdad es que ese día se dio un fenómeno que no es extraño en el mundo de las elecciones: ninguno de los bandos que postuló obtuvo mayoría absoluta de votos válidos, ni de un partido ni juntando todos los miembros de una alianza.

Por ejemplo, cuando Angela Merkel (CDU-CSU) llegó por primera vez a ser canciller de Alemania en 2005,  su bando ni el socialdemócrata SPD ni los liberales ni los verdes obtuvieron la mitad más uno de los votos (ni de los cargos del Bundestag).

El Psoe, partido con el que José Luis Rodríguez Zapatero llegara por primera vez al poder en el año 2004, tampoco obtuvo mayoría.

Ni aquel año ni en el 2008 cuando volvió a ganar en la actual legislatura española.

Cuando diputados de la MUD le gritan a sus adversarios que son mayoría de 52%, equivale a que el líder opositor, Mariano Rajoy (PP), le gritara hoy a Zapatero en el Congreso de los Diputados que también es mayoría.

Aunque claro, para eso tenga que sumarse los votos del CIU, los nacionalistas Vascos y de los grupos canarios.

Pero Rajoy, como político serio, nunca se atrevería a cosa semejante, porque sencillamente haría el ridículo.

La MUD está contando sus votos  (con los que llegó segundo) con votos del PPT (que llegó tercero), y que no fue aliado con ellos el 26 de septiembre.

Es un menjurge electoral que no tiene base en la realidad, sino más bien en un deseo porque las cosas sean así en el futuro.

Ésa es una legítima posición de propaganda, a la que por cierto se ha unido también la organización Súmate, que suele ser celosa a la hora de interpretar correctamente la ley.

El análisis electoral debería ser sobre lo que pasó, no sobre lo que nos gustaría que hubiera pasado. Hay que partir de la base que había un partido hegemónico y que ya no lo es. Pero nadie tiene mayoría. No se ha formado aún otra alianza mayoritaria.

Pero hay que anotar un hecho: 71 días después de los comicios legislativos, el CNE convocó al voto en 11 municipios y dos gobernaciones.

Y para desilusión de quienes propagan la tesis del 52%, en SÓLO UNA de las 13 circunscripciones donde hubo elección (Nirgua), la MUD y el PPT postularon juntos.

Yo tengo mi tesis sobre el futuro del PPT. Y la he expuesto desde octubre en este blog.

Creo que terminará como aliado  circunstancial de la MUD en 2012.

Pero cuidado. El MAS chavista en 2000 obtuvo 25 diputados. Pero fuera del chavismo apenas alcanzó algún suplente en 2010.

No hay que olvidar que el PPT no es un partido de masas, sino de cuadros. Y sus electores están muy acostumbrados a votar por Chávez. Siempre lo han hecho.

El 2 de diciembre de 2007, en el referéndum por la Reforma Constitucional, fue la única vez que el chavismo ha quedado en minoría frente a sus adversarios. Y aunque el CNE no ha dicho el %, la diferencia me temo que fue clara.

Pero después de eso, ese mismo chavismo ganó las elecciones de gobernadores en 2008 y el referéndum por la enmienda en 2009.

De manera que dejo demostrado aquí que el 52% es sobre todo Ilusión.

Por demás, con esa actitud, la MUD usa cierto comportamiento típico en los predios chavistas.

Ella se apropia de la mayoría absoluta de los votos válidos del 26-S. Y aplica la filosofía con la cual la dirigente chavista Lina Ron quiso convencer a los caraqueños sobre el derecho de los buhoneros a apropiarse de las calles de la capital:

 “Lo que no es de nadie –argumentó Lina- es de todos. Y como es de todos, ellos la pueden usar”

Anuncios
 
7 comentarios

Publicado por en 7 enero 2011 en Uncategorized